lunes, 7 de septiembre de 2009

IMPUESTOS

En este país de polémicas, cuando acaba el verano aparece una nueva que sin duda tiene enorme transcendencia, los impuestos: subirlos cuando tenemos menos ingresos, el gasto se incrementa y las necesidades crecen, parece lógico; pero éste es un tema tabú para la derecha ,todos los conservadores homologados al Partido Popular se oponen por principios, es más los consideran el mal de la economía. Personalmente considero que George Lakoff expresa perfectamente el significado y papel de los mismos "Los impuestos son las cuotas que se pagan para vivir en una sociedad civilizada como ésta". Están íntimamente relacionados con la democracia, la igualdad de oportunidades, la utilización de infraestructuras, autovías, internet, medicina, sanidad, educación, comunicaciones... todo eso depende de los impuestos y tener derecho a su uso en igualdad, es parte esencial del sistema democrático.

Los impuestos son una buena inversión para el futuro, es más defraudar no solo arrastra un problema fiscal también de ética ciudadana; ¡cuantos patriotas tiene este país clamando por la mañana contra el gobierno por las medidas de reactivación económica y evadiendo impuestos por la tarde!. Es más, infinidad de ricos lo son utilizando lo que anteriores contribuyentes han pagado, por lo tanto nadie se escapa a la deuda con los contribuyentes de este país, porque estamos invirtiendo en el futuro a través de los impuestos. A nadie gusta pagarlos, hacerlo cuesta a algunos más dolores que ir al dentista, pero una vez hecho, nuestro compromiso con la comunidad a la que pertenecemos aumenta y nuestro papel como ciudadanos se desarrolla plenamente.

La crisis nos lleva a replantear la fiscalidad de nuestro país, como lo han hecho la mayoría de países desarrollados, la caída de ingresos y el aumento de gastos, está minando el equilibrio presupuestario .Para seguir prestando las políticas sociales, las inversiones en infraestructuras y las ayudas a la reactivación económica, es preciso revisar la cesta de impuestos. No se puede tener buenas infraestructuras, potentes ayudas a las empresas y servicios gratuitos para todos, con impuestos bajos. Afirmar eso es hacerse trampas en el solitario o confundir intencionadamente a los ciudadanos; eso lleva siempre al recorte de prestaciones condenando con peores servicios a los más débiles.


EL ARGUMENTO de que la mejor política social es el empleo, repetido por Cristóbal Montoro y Mariano Rajoy constantemente, es una falacia; porque mientras se recupera empleo, cuales son sus propuestas, ¿los parados deben tener la actual cobertura? Eso cuesta aproximadamente 36.000 millones de euros, casi el 50% más de lo presupuestado, ¿de dónde salen? Si no hay recursos no hay prestaciones ¿rebajarlas es la opción del PP? si es así que lo digan, porque hay una experiencia de su gestión en la que llegamos a tener una cobertura de los parados por debajo del 50% (ahora está por encima del 75%), el gasto social se desmoronó, las transferencias de servicios a las comunidades autónomas se hicieron mal dotadas, la congelación por tres años de los sueldos de los funcionarios y la pérdida de poder adquisitivo de una parte importante de los asalariados, supuso transferencias de rentas del trabajo a las del capital que todavía venimos arrastrando .

En comparación con los países de la UE, tenemos margen para incrementar impuestos, el peso de la presión fiscal sobre el total de nuestra economía, era el 37% en el 2007 y el 32% en el 2008 frente a un 40% de media europea. Si como parece no habrá modificaciones en el IRPF y las rentas más altas no tendrán incrementos fiscales, los márgenes se van acotando y solo queda la revisión de algunas figuras novedosas como la de los 400 euros, la ayuda al fomento de la natalidad, el impulso de la fiscalidad verde y recuperar el impuesto sobre patrimonio: Son actuaciones puntuales, para cuadrar los Presupuestos del Estado del 2010, ante un momento de caída de ingresos y de crecimiento del déficit que no van a resolver la injusticia que supone la dualidad fiscal española con un 43% de tipos máximos para las rentas del trabajo y del 18% para las del capital.

A eso hay que añadirle el incremento de la lucha contra el fraude y la economía sumergida, una tentación histórica que en épocas de crisis aumenta ,pudiendo tener incluso la complicidad social cuando se pone por el medio empleo y continuidad de empresas. Hay que evitar la parodia del Roto que en su viñeta diaria presentaba gráficamente un diálogo de dos ricos, diciendo uno "!pagar impuestos es de pobres!" le contesta el otro "a menos que te salga a deber".

(Publicado en El Periódico de Aragón, el 6/09/2009)

1 comentario:

Agua dijo...

Me alegra que tenga blog :) ...porque esta mañana me dio por poner el pleno en el canal de 24 horas y casualmente vi su intervención (y algo de la del sr. a quien respondía).

Quería felicitarle. Argumentos, pasión -que no agresión-, claridad y sencillez.

Así da gusto. Gracias :)