lunes, 31 de marzo de 2008

"Volvería a hacerlo"


Tras 5 años de la famosa foto de las Azores en que los 3 presidentes Aznar, Blair y Bush acordaron la invasión de Irak, el ex-presidente Aznar acabe de declarar que “teníamos razón” que “la situación actual iraquí no es idílica pero es muy buena”.

Allá cada uno con sus valoraciones, más en el caso del presidente del Partido Popular, que obvió tanto él como su gobierno los millones de manifestantes en la calles de todas ciudades de España en contra de la guerra, no escuchó ninguna opinión neutral ni aprovecha ahora la ocasión para rectificar.

De sobras sabemos que las armas de destrucción masiva fueron una excusa, que la libertad frente a la tiranía de Sadam Usein no existe, que en estos 5 años han muerto más de cien mil personas, que el terrorismo de Al- Qaeda al que se perseguía se implanta tras la invasión, que las torturas se practican de forma sistemática por las tropas invasoras, ahí esta Abu Ghraib, el precio del petróleo que se iba a reducir según la ministra de Asuntos Exteriores de aquella época Ana de Palacios, ha pasado de 28 dólares a 100 dolares, que el integrismo chiíta campa a sus anchas en las calle y en la instituciones iraquíes, que el paro llega a mas del 50 por ciento de la población, que hay millones de refugiados, que la vida es peor que antes de la invasión, que el terrorismo internacional tiene un campo más de prueba y que la mayoría de los países no saben como salir de un agujero de muerte y desesperación.

Y ante esa realidad que la vemos todos los día, alguien que ha sido 8 años presidente de mi país afirma que “volvería a hacerlo”; es grave, muy grave, pero a la vez triste porque cuesta creer que se pueda hacer tal afirmación desde el sentido común, desde el respeto a las personas, desde el sentimiento con los que padecen, con los supervivientes. Hay personas que tienen especial interés en hacer vigente aquel proverbio chino: El sabio no dice lo que sabe, el necio no sabe lo que dice.

Pero además de la tozuda soberbia, de la desmesurada auto-complacencia en que se apoya, está el profundo desprecio que transmite hacia los españoles, no respetando al gobierno actual en su posición, obviando la voluntad mayoritaria en contra de la invasión y de la guerra y presumiendo ante los lobbys norteamericanos de una hazaña que desprestigia a sus autores y de la que algunos han sacado beneficios millonarios.

Ser presidente de España 8 años tiene que ser un gran honor, representar a nuestros país en los acontecimientos internacionales una obligación; pero por lo visto y oído dejar de serlo y llevarlo con dignidad es una asignatura pendiente que el señor Aznar no ha aprendido en Georgetown para desgracia de los españoles y desprestigio de los suyos.


1 comentario:

Juan dijo...

Habría que ver que opina el "nuevo" Partido Popular de las declaraciones del señor Aznar. Yo creo que son como el refran, que aunque la mona se vista de seda...